Bicicletas elípticas, cuál escoger

Bicicletas elípticas

Una inversión de este tipo requiere de una búsqueda intensiva para poder escoger la bicicleta elíptica que mejor se adapte a tus necesidades.

Si queremos realizar cardio de calidad sin salir de nuestro hogar, nuestra mejor opción es comprar una bicicleta elíptica, ya que es una máquina que está muy indicada para el entrenamiento cardiovascular y, por si fuera poco, puede llegar a mover hasta un 80% de nuestra masa muscular. Por ello, daremos una serie de consejos sobre qué bicicleta elíptica escoger.


En primer lugar, deberemos estimar el uso que vamos a realizar de la propia máquina, ya que a mayor horas de uso de la misma, necesitaremos una mejor o una que se adecue en mayor medida a nuestras necesidades.

También, tendremos que pensar en cuántos usuarios distintos van a utilizar la bicicleta elíptica, ya que hay personas con distintos perfiles, pesos y alturas. Por ello, es importante tenerlo en cuenta, ya que hay bicicletas más altas, otras más largas, otras más pequeñas…

Asimismo, hay que tener en cuenta el tipo de resistencia que queremos que nuestra bicicleta elíptica tenga, ya que hay dos tipos distintos. La resistencia magnética cuenta con imanes que eliminan el desgaste y el ruido de la misma, siendo la elección más habitual.

Pero además, también nos encontramos con la resistencia de fricción, la cual se genera automáticamente por el pedaleo y/o la electricidad. En este caso, es más usual y recomendable la primera, ya que nos proporcionará una frenada menos brusca que la segunda y, además, más silenciosa.

Otro dato a tener en cuenta es el panel de control y sus propias aplicaciones. Si nuestra bicicleta elíptica tiene un buen panel de control, tendremos al alcance de nuestra mano multitud de datos y programas que nos serán muy útiles para nuestras sesiones de entrenamiento.

Todo ello, al fin y al cabo, no dejan de ser complementos de la misma bicicleta, pero ayudan a que vivamos una experiencia más completa e interactiva mientras quemamos calorías.


El frenado también es una herramienta muy importante de nuestra bicicleta, ya que es preferible que el frenado sea suave y uniforme, intentando evitar los frenazos bruscos que perjudicarían nuestras articulaciones, incluso pudiendo llegar a lesionarnos.

Normalmente, es aconsejable elegir una bicicleta estática en la que la distancia entre ambos pedales sea lo más parecida posible a las medidas de nuestro cuerpo cuando realizamos acciones como caminar o correr.

En este caso, hay un tip que debes saber, y es que en muchos casos, cuando la rueda de frenada está situada en la parte delantera de la bicicleta, la distancia entre ambos pedales suele ser menor.

Además, recomendamos que se elija una bicicleta estática con una estabilidad notable, ya que es importante que no se balancee mientras realizamos los movimientos del ejercicio. Una bicicleta estática estable nos proporcionará más seguridad y confianza durante su uso.

Teniendo en cuenta todos estos datos anteriormente detallados, se deberá elegir una bicicleta que se asemeje en la mayor medida posible a nuestras necesidades, tanto físicas como económicas, ya que hay bicicletas que no son del todo asequibles, por ello, elige la que creas más adecuada para ti, ya que es una inversión totalmente asegurada.