¿Qué desayunar con una dieta baja en calorías?

También es fundamental combinar la dieta hipocalórica y cualquier otra dieta con una buena rutina de ejercicio físico. También es fundamental combinar la dieta hipocalórica y cualquier otra dieta con una buena rutina de ejercicio físico. Sin embargo, la dieta hipocalórica no sólo nos permite luchar contra el sobrepeso, sino que también nos enseña buenos hábitos alimenticios. La dieta hipocalórica se caracteriza por ser una dieta o régimen alimenticio bajo en calorías.

La clave de esta dieta es que nos enseña a comer bien, de forma sana y equilibrada, aportando al organismo la proporción adecuada de nutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas). Y, además, también tiene la oportunidad de ampliar su labor como nutricionista con la formación de coach nutricional para asegurar la eficacia de cada proceso dietético.

¿Qué se puede comer en una dieta hipocalórica?

Está demostrado que, en cuanto volvemos a una dieta más o menos normalizada, recuperamos peso. Las dietas de adelgazamiento son uno de los motivos de consulta más frecuentes para los nutricionistas, pero a pesar de ello, todavía hay muchas personas que quieren perder peso y seguir una dieta por su cuenta. Esta práctica, tan habitual en los últimos años, representa una amenaza para la salud de las personas, ya que, normalmente, la materia que se pierde es agua y no grasa, por lo que no estamos perdiendo peso, sino deshidratándonos. De lo contrario, a lo largo del periodo de práctica de la dieta, se puede caer en déficits de nutrientes que incluso interfieren en la correcta pérdida de peso, además de afectar al estado de salud física y mental.

¿Qué no comer en una dieta hipocalórica?

Como hemos dicho, el mejor sustituto es la fruta fresca entera o, con moderación, los zumos de frutas naturales. Sin embargo, también esconden mucho azúcar, como muestra esta alternativa de Burger King. Sus menús se componen de alimentos bajos en calorías, como verduras y frutas, que se comen crudas o cocinadas de forma saludable, como al vapor, a la plancha o al horno. En esta dieta, suele haber cinco comidas al día, pero en cantidades más pequeñas de lo habitual.